Los champiñones son muy comunes en ensaladas, cremas, salsas, quiches, etc. Al crecer en la tierra, siempre vienen muy sucios. Usualmente se piensa que para limpiar los champiñones hay que lavarlos bajo el chorro de agua, al igual que como se hace con otras verduras y frutas. Sin embargo, al limpiarlos de este modo y como son porosos, éstos absorben agua perdiendo en textura y sabor. Además, se ponen babosos al tacto. La manera correcta de limpiarlos es frotarlos bien con un pedazo de toalla de papel y así sacarles toda la tierra con la que vienen.

 

 

Por: Claudia Varleta

En instagram: @clauvarleta

Deja un comentario