¿Es posible disfrutar de un rico asado con tus amigos y familiares si no comes carne? Es la pregunta que me hice hace ya cinco años, cuando decidí dejar de consumir carnes rojas. El mundo de la parrilla se asocia comúnmente a productos de origen animal: lomo vetado, entrañas, chuletas, hamburguesas, choripanes… Solo desde hace poco tiempo hemos visto tímidamente aparecer algunos pimentones con huevo, con queso o unos zapallitos italianos en rodajas asomándose en un rincón de la parrilla. Sin embargo, hay que dejar claro que la parrilla es un método de cocción muy entretenido, a través del cual podemos cocinar una gran variedad de alimentos que no necesariamente deben ser carnes. Las posibilidades son infinitas.

Asado vegetariano

 

Parrillero Vegetariano

El 2016 había dejado de comer carne por motivos medioambientales, de consciencia y salud, pero no quería dejar de organizar y asistir a asados, instancia de reunión clave para celebrar y disfrutar con la gente que queremos. El desafío era encontrar preparaciones entretenidas y sabrosas a la parrilla para seguir disfrutando, pero sin la carne.

Si el mundo de la “parrilla” se asocia inmediatamente a las carnes rojas, la palabra “vegetariano” es para muchas personas sinónimo de ensaladas aburridas, platos poco contundentes y faltos de sabor. No estaba fácil la misión de hacer un asado, ¡pero uno bueno!, sin carnes rojas, sobre todo por los prejuicios que existen en el mundo parrillero.

Comencé a explorar y buscar recetas, nuevos ingredientes, métodos de cocción y se me abrió un mundo lleno de colores y sabores: pimentones con diferentes rellenos, zapallitos italianos, ajíes, zapallos, berenjenas a las brasas, brochetas… Son muchas las opciones para comer rico en un asado vegetariano, solo tenemos que ser un poco más creativos y dejar de lado las ideas preconcebidas que tenemos acerca de lo que es o debería ser un “asado”.

Me di cuenta que el problema de no saber qué hacer en un asado si no comes carne era bastante común. Muchas personas vegetarianas, pescetarianas o veganas se sienten incómodas o pasan hambre en un asado. Existe la necesidad de mostrar nuevas posibilidades y “normalizar” un asado sin carnes rojas. Además, no solo las personas vegetarianas y veganas son las que pueden disfrutar de estas preparaciones. Para los que comen carne también es entretenido probar nuevos platos cocinados en la parrilla, ya que llaman mucho la atención y se sorprenden con lo rico que quedan.

Durante el año 2017 comencé con Parrillero Vegetariano, que actualmente se ha transformado en una plataforma de contenidos en la que se pueden encontrar recetas y tips. Finalmente, no son sólo las personas vegetarianas y veganas las que disfrutan de las preparaciones que proponemos. Para los y las que comen carne es entretenido probar nuevos platos cocinados en la parrilla.

 

Y bueno… ¿Qué preparamos?

Un buen asado vegetariano requiere de pensar un poco más lo que vamos a comer, pero no hay necesidad de complicarse tanto para comer rico. Podemos tener algunas cosas listas desde antes para que en el momento del asado hagamos sólo algunos pasos y no estemos cocinando todo el rato. Jugar con distintas texturas, como por ejemplo agregar crocancia con semillas y frutos secos, puede hacer toda la diferencia en la experiencia vegetariana a la parrilla. Las verduras en contacto con el fuego se transforman y adquieren nuevos sabores que sorprenden y encantan.

 

Verduras asadas

Si tienes poco tiempo, puedes comprar zapallitos italianos y berenjenas, luego cortarlos en rodajas y asarlos en la parrilla. Para agregar un elemento sorpresa puedes cortar paltas en rodajas y agregarlas al asado, ¡sí, la palta a la parrilla queda maravillosa!. Si las separaciones de la parrilla son muy amplias, te recomendamos contar con una plancha de hierro fundido que puedas poner sobre la parrilla, una rejilla o cualquier otra lámina o superficie apta para altas temperaturas que te permita posicionar las verduras sobre ella sin que se caigan al fuego. Incluso un trozo de papel de aluminio puede funcionar bien.

La clave está en aliñar bien con sal, pimienta, limón y aceite de oliva. Puedes agregar especias como merquén o tomillo. Para llevar esto al siguiente nivel, sumamos toppings a las rodajas y las servimos como bocados en una tabla: Les puedes agregar hummus y semillas de zapallo o sésamo, queso y frutos secos, salsa de tomate casera, etc. Otra alternativa muy simple y deliciosa es pincelar las rodajas con pesto de albahaca o cilantro mientras se asan.

Verduras asadas

 

Verduras rellenas

La complejidad y tiempo de este tipo de preparaciones dependerá del relleno. Lo más simple es usar quesos, hummus u otras pastas que tengas preparadas anteriormente en casa o que hayas comprado. Puedes agregar frutos secos o hierbas frescas como cilantro o albahaca.

Las verduras que comúnmente usamos para rellenar son pimentones de todos colores, zapallitos italianos, champiñones Portobello y ajíes grandes.

Algunas preparaciones simples que no fallan:

  • Para salir del típico pimentón con huevo, dale una vuelta haciendo lo siguiente: en un bowl mezcla dos huevos, queso rallado o cortado en trozos pequeños, sal, pimienta y ciboulette cortado fino. Usa esta mezcla para rellenar los pimentones. Rellenar pimentones con hummus de garbanzos es también una idea muy simple y sabrosa.
  • “Ahueca” un poco los champiñones y rellénalos con queso crema, aceitunas picadas y tomate deshidratado (previamente hidratado).
  • Rellena ajíes grandes con queso camembert y almendras. Picantito, untuoso y crocante. Al rellenarlos con puré de alguna legumbre, como porotos rojos, y agregarles pebre, también quedan impresionantes.
  • Antes de rellenar cualquier verdura, ponle sal, pimienta y aceite de oliva.

Si tienes más tiempo y ganas de cocinar, puedes rellenar pimentones o alguna otra verdura con alguna preparación que hagas sobre la misma parrilla en un sartén de hierro fundido. Por ejemplo: un quinotto, tomaticán con carne vegetal o salteado de verduras.

Verduras rellenas

 

Verduras las brasas

La cocina a las brasas es un arte para el que tenemos que armarnos de paciencia y confiar en el proceso. Me encanta tirar verduras directo a las brasas y ver cómo todos se asombran al ver que se quema por fuera y por dentro quedan perfectamente cocinadas.

Una preparación más sencilla es asar berenjenas a las brasas por unos minutos, dándolas vuelta de vez en cuando. Cuando las pinches y veas que están blandas, las sacas del fuego, las abres y las sirves con una salsa de yogurt, tahine o aceite de oliva con un toque de merquén.

Para alguna ocasión especial juégatela con un zapallo entero a las brasas. ¡Se demora un par de horas pero vale completamente la pena! Cuando el zapallo se ablanda se le corta una tapa, y se rellena con verduras salteadas y distintos tipos de quesos. Al seguir asándolo y revolviendo la mezcla, los quesos se derriten en conjunto con el “puré” de zapallo.

 

Brochetas o anticuchos vegetarianos

Una manera muy entretenida de comer verduras a la parrilla es en brochetas o anticuchos. Las dejamos listas desde antes y en el momento del asado solo nos preocupamos de que se asen a fuego medio sin quemarse y las damos vuelta de vez en cuando.

Las podemos hacer con champiñones, zapallo italiano, cebolla, tofu, seitán o incluso frutas, como piña o durazno.

Para que queden más sabrosas, puedes dejar marinando algunas de las verduras en aceite de oliva, sal y algún condimento que te guste. El tofu y el seitán marinado en salsa de soya o teriyaki quedan increíbles para las brochetas.

Anticuchos vegetarianos

 

¡Aquí les dejo dos recetas para que le pongan color a su parrilla!

Choclos a la Parrilla con Soya, Ají Amarillo y Sésamo

Champiñones Portobello Rellenos a lo “Empanada de Pino”

 

Entrada por: Cristián Rubio

En Instagram: @parrillerovegetariano

2 Comentarios
Aliro

Muchas gracias por las ideas.

Deja un comentario