El proceso de organizar un espacio es prácticamente siempre el mismo. Hay que seguir el siguiente paso a paso: vaciar, limpiar, categorizar, depurar, darle un lugar de permanencia a cada categoría y ordenar (colocar, ubicar o situar algo de acuerdo a un plan determinado o una manera adecuada). Esto se hace, ya sea para organizar un pequeño cajón, un closet gigante o el refrigerador.

En mi entrada “Cómo Organizar la Cocina”, les conté que el refrigerador requiere de un sistema propio de funcionamiento que se adapte a ti, a tus rutinas y a los tipos de alimentos que se consumen con regularidad en tu casa.

El refrigerador mantiene nuestros alimentos frescos y aptos para el consumo y es por esto que se ha convertido en un artefacto indispensable en casi todas las casas del mundo. Pero habitualmente ponemos poca atención a la forma en que guardamos los alimentos en él y, por lo general, colocamos los alimentos en el primer espacio que encontramos libre. Al tener un refrigerador y congelador ordenados y organizados, se logra aprovechar de mejor manera los alimentos que están en ellos y se nos facilita muchísimo la tarea de armar el menú y la lista de compras (puedes verlo aquí), ya que con solo abrirlo y hacer un par de movimientos, sabrás lo que tienes, lo que se está por echar a perder para usar primero y lo que te hace falta comprar. ¡Esto te hará ahorrar mucho tiempo y dinero!
 

¿Cómo ordenar el refrigerador?

 
Para lograr todo esto que suena tan maravilloso, te dejo aquí el paso a paso para ordenar y organizar tu refrigerador:
 

Paso 1: ¡Sacar todo del refrigerador!

 
Hay que partir por sacar todo, que no quede absolutamente nada.
 

Paso 2: ¿Cómo limpiar el refrigerador?

 
Ya con el refrigerador vacío, hay que aprovechar de hacer una buena limpieza en su interior. Para esto puedes usar algún producto específico que vendan en supermercados.

También puedes usar una mezcla de bicarbonato de sodio (3 cucharadas) y agua tibia (500 ml) o una mezcla de vinagre blanco (125 ml) y agua tibia (250 ml) y frotar con una esponja o paño las paredes y compartimentos de todo el refrigerador. Esto ayudará no solo a eliminar los malos olores que hayan podido quedar, si no que además a desinfectarlo, ya que el estar en contacto con diversos alimentos día a día, lo van ensuciando y creando un ambiente muy propenso a la proliferación de ciertos microorganismos, aunque no los veamos a simple vista.

 

PASO 3: Agrupar los alimentos

 
Ahora que está limpio el refrigerador, hay que enfocarse en los alimentos que sacamos en un principio y se deben agrupar por tipo de alimento: frutas, verduras, yogurts, aliños y salsas, tuppers con comida, bebidas, jugos, vinos, huevos, etc. Al almacenar por categoría todo junto, encontrarás más fácilmente lo que necesitas.

 

PASO 4: Revisar y Botar o Regalar

 
Como se los he dicho antes, NO EXISTE EL ORDEN SIN REVISAR Y SACAR COSAS, y a conciencia. No nos sirve de nada hacer todo esto, si luego volverán al refrigerador las mismas cosas sin haberlas revisado. Hay que ver si realmente las vamos a usar (si no, regalarlas), ver la fecha de vencimiento, ver si están en buen estado, etc.

El espacio del refrigerador, como todos los otros espacios de nuestra casa, es limitado. Por lo tanto, para poder aprovecharlo mejor, hay que tener SOLO lo que realmente necesitamos tener en él y lo que vamos a consumir.

 

PASO 5: Organizar el refrigerador

 
 Previamente a volver a meter los productos al refrigerador, sigue estos tips:

  • Libera todos los productos posibles de su empaque original y déjalos listos para el consumo. La idea es lograr un sistema fácil de “agarrar y sacar”.

 

  • Utiliza contenedores de acrílico transparentes (idealmente) para poner tus productos por categorías y visualizar todo con mayor facilidad. Lo mejor es que sean preferentemente del largo total de la profundidad de tu refrigerador para aprovechar mejor el espacio. Los contenedores facilitan el acceso a tus alimentos, evitando que queden en el olvido los que están al fondo. Para elegirlos, debes medir muy bien el espacio disponible antes de ponerte a comprar contenedores. Hay muchos actualmente en el mercado, busca los que se acomoden más a tu espacio y a lo que necesitas guardar. Hay algunos incluso que se pueden apilar y así poder usar todo el espacio eficientemente. Hay también contenedores específicos para ciertos productos: huevos, botellas, latas, etc., que te ayudarán a mantener fácilmente el orden diario. Gracias a todos estos productos es que logramos distribuir de mejor manera el espacio de nuestro refrigerador, contener y darle un lugar de retorno fácil a lo que se saque.

Bandejas de refrigerador

 

Contenedores para refrigerador

  • Una vez que tengas identificado cada grupo y su volumen (en cada casa será completamente distinto, ya que dependerá de lo que se consuma en cada una), hay que buscar el mejor lugar del refrigerador para dejarlos.

 

PASO 6: Ordenar el refrigerador

 

Para escoger el lugar ideal para cada grupo en función de su correcta conservación, debes considerar lo siguiente:

 

  • Puerta del refrigerador: Aquí la temperatura fluctúa constantemente, de manera que lo ideal es utilizarla para almacenar todo aquello que no necesite tanto frio y que tenga preservantes, como los jugos en caja, salsas, aderezos y bebidas. También se puede colocar la mantequilla, pues se mantendrá fresca, pero sin solidificarse por completo.

 

  • Estante superior del refrigerador: Ésta es la zona menos fría. Por ello, se recomienda colocar aquí los alimentos ya preparados o pre-cocidos, como los embutidos, quesos y las sobras de comida que sólo requieren ser recalentadas.

 

  • Estante central: La temperatura en esta parte es perfecta para almacenar productos lácteos, huevos y también alimentos preparados.

 

  • Estante inferior: Ésta es la zona más fría del refrigerador. Es ideal para poner productos frescos muy perecederos como carnes y pescados, siempre en recipientes que impidan el goteo y bien tapados para evitar contaminaciones cruzadas. También es perfecta para colocar las carnes que estaban en el congelador antes de consumirlas. De esta manera, se descongelarán gradualmente.

 

  • Cajones: Aquí la temperatura es fresca, lo cual la hace perfecta para almacenar vegetales y frutas que necesiten frío para su mejor conservación.

 

Cuando ya tengas escogido el lugar de cada grupo dentro del refrigerador, pon todo en los contenedores de manera alineada.

 

PASO 7: Etiquetar alimentos y contenedores

 
Sí, etiqueta. Las etiquetas de las máquinas etiquetadoras soportan bajas temperaturas y quedan perfectas en los contenedores, en las bandejas, en cajones y estantes del refrigerador, ¡incluso en el congelador! Son ideales para que así todos puedan seguir tu orden y éste se logre mantener en el tiempo.

 

Refrigeradores Organizados

 
Te dejo a continuación varias fotos de refrigeradores organizados, para que te inspires y saques ideas:

Etiquetar alimentos

 

 

Etiquetar contenedores de alimentos

 

Alimentos etiquetados

 

El congelador es parte del refrigerador y también puede estar organizado. Ya sea que tengas uno pequeño en la parte de arriba del refrigerador, una puerta al lado, cajones en la parte de bajo, o uno totalmente independiente, puedes lograrlo siguiendo exactamente los mismos pasos descritos anteriormente.

Para terminar, te dejo a continuación algunos consejos para la mejor conservación dentro del refrigerador:

  • Utiliza tuppers para restos de comida, frutas y verduras cortadas. Éstos pueden ser de plástico o de vidrio. Trata que sean cuadrados o rectangulares para aprovechar mejor el espacio interior y que sus tapas cierren bien. No te llenes de tuppers, ten solo los que realmente usas, los que estén en óptimas condiciones y con sus respectivas tapas. Si tienes la posibilidad de renovarlos, fíjate que sean de buena calidad (los de vidrio duran mucho más y no agarran olores), que se puedan apilar uno dentro de otro y que hayan de varios tamaños del estilo/marca para poder unificar todos tus tuppers. Eso ayudará inmediatamente a que se vea más ordenado tu refrigerador.

 

  • No metas alimentos calientes al refrigerador, deja que se enfríen fuera. Así reducirás la cantidad de aire caliente en el interior y eso evitará gastar más energía para mantener una temperatura estable.

 

  • Ordena los alimentos de acuerdo al sistema FIFO o PEPS (Primero en Entrar, Primero en Salir): este sistema favorece el consumo de alimentos según el orden de entrada al refrigerador, evitando así que los productos se echen a perder. Cuando guardes los alimentos, pon siempre adelante o de forma más visible y accesible aquellos alimentos que ya tenías y los nuevos alimentos ponlos atrás.

 

  • Abre la puerta lo menos posible y cuando la abras, hazlo por poco tiempo. Este gesto tan sencillo, es fundamental para evitar la pérdida de frio y ahorrar dinero.

 

  • Preocúpate siempre de tener algún tipo de “anti olores”, que puede ser comprado o casero. Esto te ayudará a prevenir malos olores.

 

  • Uno de mis últimos descubrimientos es almacenar en frascos de vidrio la comida que quieres tener más a mano y lista para comer. Los frascos utilizan el espacio vertical, por lo que en un espacio pequeño puedes tener varios. Son fáciles de manipular y logran mantener muy bien los alimentos. Puedes reciclar frascos que tengas de otras cosas y usarlos para esto, solo fíjate que estén en perfecto estado y que sus tapas cierren bien y sean herméticas. Yo guardo ahí frutillas, arándanos, aceitunas, palitos de zanahoria, palitos de apio, tomates cherry, entre otros. Los estoy usando hace más de 1 año y ¡funcionan increíble!

 

Frutos rojos en frascos

 

Espero que con todos estos consejos logres tener tu refrigerador ordenado y organizado. Debes periódicamente seguir los pasos y así lograrás que nunca mas abrir tu refrigerador sea un mal rato.

 

Por: María José Villanueva, Organizadora de Espacios.

En instagram: @home.planner

Créditos fotos: Pinterest y M. José Villanueva

2 Comentarios
ADRIANA LEPE DE GOTHE LAS CONDES STGO. DE CHILE

TODO ESTA MUY BIEN , PERO SERIA MEJOR QUE LOS ARTICULOS QUE ESTAN EN LAS MUESTRAS FUERAN PRODUTOS DE GOURMET.

Deja un comentario