¿Por qué es importante tomar agua?

 

El agua es un nutriente esencial y vital, es decir, es fundamental para mantenernos con vida. Los seres humanos solo pueden sobrevivir unos pocos días sin tomar agua, no siendo así con los alimentos. Sabemos que el agua es el mayor constituyente de nuestro organismo (aproximadamente el 75% del peso en niños y un 55% en adultos y personas mayores) y esto no es simplemente “porque si”. El agua tiene innumerables funciones en el cuerpo, todas las reacciones químicas que ocurren diariamente en nuestro organismo ocurren en un medio acuoso y/o requieren de agua para poder realizarse (y por ende, funcionar bien). Algunos ejemplos de sus funciones son: el transporte de nutrientes y sustancias a través del sistema circulatorio, la composición de la sangre en sí, medio de excreción de productos de desecho y toxinas, a través tanto del sistema cardiovascular, renal y hepático, parte importante de la lubricación y soporte estructural de articulaciones, tejidos y piel, regulación de la temperatura corporal, etc.

Como les mencioné, la lista es innumerable. La regulación del balance de agua en el organismo es esencial para la mantención de una buena salud y de la vida. Alguna falla en estos mecanismos y un consecuente desbalance, puede producir importantes desarreglos que pueden poner en riesgo nuestra salud y vida.

 

¿Cuántos litros de agua hay que tomar al día?

 

Hay distintas fórmulas para calcular la cantidad de agua que requiere cada persona, que, si bien las fórmulas pueden ser muy distintas entre sí, el valor promedio suele ser súper similar. Existen tablas de recomendación de ingesta de agua por grupo etario y otras más generales (que son las más utilizadas).

La recomendación de la ingesta de agua varía, ya que va a depender de múltiples factores: alimentación, clima del lugar donde se vive, nivel de actividad física y características de salud personales, entre otros, por lo que siempre se recomienda tener una recomendación individualizada.

Ahora, volviendo a lo general, una de las fórmulas más utilizadas en nutrición es en relación a las calorías ingeridas en el día. Se calcula un requerimiento de agua aproximado de 1 ml por cada caloría consumida, es decir, si mi dieta es de aproximadamente 2.000 kcal, mi ingesta de agua debiera ser de al menos 2 litros (2.000 ml). Otra recomendación general muy utilizada, es que una persona adulta sedentaria debe tomar al menos 1.500 ml o 1.5 litros de agua al día.

En conclusión, el consumo entre 1,5 a 2 litros de agua al día se ajusta súper bien como base para casi todos los adultos sanos. Si hacemos ejercicio físico o tenemos alguna condición especial de salud, entre otras, hay que consultar a un profesional de la salud.

Hay personas que se cuestionan si “el tomar mucha agua puede ser peligroso o perjudicial” y efectivamente puede ser así, pero esto también varía de persona a persona y es poco común en personas sanas, ya que los riñones suelen excretar el exceso fácilmente. Por otro lado, es difícil que una persona supere los 3-4 litros de agua al día (dosis con la cual no hay problemas), pero siempre hay que tener cuidado con consumos excesivos en períodos cortos de tiempo (no hay necesidad tampoco de consumir cantidades excesivas).

 
¿cuánta agua debo tomar?

 

¿Se puede tomar agua en ayuno?

 
¡Por supuesto que sí! El agua se puede tomar a la hora que sea, con lo que sea y dónde sea. En adultos sanos no existen restricciones en términos de horarios o cuándo tomar agua: en ayuno, junto a las comidas y entre comidas, son todas bienvenidas. Junto a las comidas no se recomienda que sea agua tan fría, ya que para una adecuada digestión y absorción de nutrientes, el sistema gastrointestinal se encuentra a una temperatura específica para poder realizar bien todas sus funciones (que suele ser similar a la temperatura corporal), por lo que al tomar agua muy fría, alteramos esta temperatura interna y podemos enlentecer un poquito la digestión. OJO: rápidamente el cuerpo trabaja en regular esa temperatura nuevamente y todo sigue funcionando de maravilla. No es grave, simplemente es una recomendación.

 

Volviendo a lo anterior, lo importante es TOMAR AGUA y cumplir con nuestros requerimientos, no se preocupen por otras cosas si no es necesario. Pequeñas cosas que quiero recalcar para terminar: el agua NO engorda, el agua NO hace mal, el agua NO fermenta en nuestro estómago. El agua es vida, disfrútenla y toménla.

 

Entrada por: Tamara Dides, Nutricionista

En Instagram: @nutricionista.tamaradides

 

Referencias

 

Popkin, B. M., D’Anci, K. E., & Rosenberg, I. H. (2010). Water, hydration, and health. Nutrition reviews68(8), 439–458. https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2010.00304.x

 

Jéquier, E., & Constant, F. (2010). Water as an essential nutrient: the physiological basis of hydration. European journal of clinical nutrition64(2), 115–123. https://doi.org/10.1038/ejcn.2009.111

 

Armstrong LE, Johnson EC. Water Intake, Water Balance, and the Elusive Daily Water Requirement. Nutrients. 2018;10(12):1928. Published 2018 Dec 5. doi:10.3390/nu10121928

 

 

Deja un comentario